martes, 19 de febrero de 2013

A BILLIE HOLIDAY



No hay hombre o mujer
que nostalgie solo
siempre y cuando estés ahí,
como un monumento a la inmortalidad, Billie.
Pues eres la guardiana de las lágrimas del mundo,
centinela de la luna azul.
Eres la clase; el gusano, el guante y la seda.
Eres el ángel negro de la guarda.
Eres la miel de los cuatro labios.
Eres el último baile
programado para la despedida de las sábanas. 
Madre de los desamparados.
¡Ah, Eleanora! Dicen que moriste.
Y quién les cree.
Tú:
que ahora
en esta 
mi noche
(nuestra noche)
recibes el premio Nobel de la Melancolía.


No hay comentarios: