martes, 17 de abril de 2012

ALGUNOS POEMAS NUEVOS

PEQUEÑO HERMANO

¡Hay que ver! Cómo pasa el tiempo
y cómo poco a poco te vuelves más hombre
y yo me reconozco casi anciano en tus ojos,
que bien se asemejan a los míos,
con esa pena,
con esa espera,
con esa incertidumbre,
con esas ganas de descubrir la vida,
con ese silencio que dice tantas cosas
y proclama una pronta huída.
No te atormentes,
no temas batir tus alas.
Sé joven,
sé maldito,
déjate amar con cautela,
sumérgete en el desamor,
padece a solas tus breves sinvivires
como una impronta perenne en tu historia.
Pero no olvides nunca
esas noches en las que sobre la misma cama
vencíamos el miedo a la oscuridad,
narrándote yo historias
sobre un muchacho que hacía maravillas con una pelota,
un muchacho que,
no sé si recordarás,
eras tú.
Y si entonces,
Dios no lo quiera,
vuelve en ti ese vértigo al abismo,
no dudes en  contar conmigo,
pues te tendré reservadas las anécdotas
de otro muchacho que,
a diferencia,
él solo aprendió a hacer maravillas
con la tristeza.



EME

Era probablemente
la chica más bonita que había visto nunca
y como casi siempre pasa con estas cosas
traía consigo un coqueteo presumido y vanidoso
que bien sabía ocultar.
Trabajaba en un restaurante francés, o italiano, no recuerdo.
Era verano, o primavera , tampoco recuerdo.
A la vuelta de mis paseos nocturnos
la veía sentada en las escaleras
dándole vueltas a una cajetilla de Marlboro,
seguramente preguntándose que sería de ella.
Yo me enamoré locamente antes de eso,
cuando nos encontrábamos por casualidad en los bares
y me hablaba de Dostoievski y Kierkegaard.
Poco tardé en darme cuenta de que no había entendido nada
e incluso comencé a preguntarme
si realmente habría hojeado alguna de sus obras.
Aun así, seguía amándola.
Más cuando la veía triste o ensimismada en esas dudas
que cuando subía borracha perdida por las escaleras de mi porche,
rodeada de babosos que esperaban ansiosos un tropiezo suyo
para poder palparla.
.
Eme, ¡hay que ver!
Menuda cruz ser una chica tan guapa – pensaba mientras la espiaba tras las cortinas  durante aquellas noches de lluvia.  






(Poemas extraídos del segundo poemario de Otto Wolfski 
titulado "2012 Odisea en el pasado") Prevista su publicación 
para después de verano.) 

No hay comentarios: