domingo, 18 de marzo de 2012

SIMPÁTICO

Mi habitación tiene la forma de una jaula,
el sol pasa su brazo por la ventana,
los cazadores en mi puerta así
como pequeños soldados
que quieren tomarme.

Yo no quiero trabajar,
yo no quiero desayunar,
yo quiero olvidar.
Así que solo fumo.

Yo ya conocí el perfume del amor,
un millón de rosas no olerían tanto.
Ahora una sola flor en mi entorno
es la que me pone enfermo.

No estoy orgulloso
de esa vida que quiere matarme,
es magnífico ser simpático,
pero jamás lo seré.



Yo no quiero trabajar,
yo no quiero desayunar,
yo quiero olvidar.
Así que solo fumo.

No hay comentarios: